El Presidente de la República, Prof. Salvador Sánchez Cerén, lanzó públicamente el proyecto “Protección de niñas y adolescentes ante la violencia sexual, el embarazo y uniones tempranas”, el cual será implementado en diez de los 25 municipios priorizados en la Estrategia Nacional Intersectorial de Prevención del Embarazo en Niñas y en Adolescentes: San Miguel, Jiquilisco, Usulután, Izalco, Acajutla, Ahuachapán, Santa Ana, Colón, Soyapango y San Martín.

La contribución del gobierno canadiense es una inversión clave que tendrá un impacto positivo en las áreas como la calidad de la educación, salud y seguridad en El Salvador, Honduras y Nicaragua. El eje principal de la cooperación en El Salvador es el apoyo a los grupos vulnerables afectados por la violencia, con énfasis en las mujeres y las niñas.

Foto 2

Canadá fue el primer país en el mundo en adoptar una política feminista de cooperación, política que promueve la equidad de género y la igualdad de derechos como la forma más efectiva de reducir la pobreza. En El Salvador el 60% de las adolescentes que experimentaron un embarazo en 2015 estaban fuera del sistema educativo. Del 40% restante, 8 de cada 10 abandonaron la escuela como consecuencia del embarazo, según el estudio: “El costo económico del embarazo en niñas y adolescentes” (2017, UNFPA El Salvador).

Según los datos de atenciones preventivas del Sistema de Morbimortalidad en Línea del Ministerio de Salud de El Salvador, en el año 2017, se registraron 19,190 embarazos en niñas y adolescentes de 10 a 19 años de edad. Por su parte, la Fiscalía General de la República reportó, siempre en el año 2017, más de 2,000 mil niñas y adolescentes víctimas de violación, cuyos principales perpetradores eran personas de confianza o conocidas cercanas a ellas (80%).

Foto 1

Con la implementación del Proyecto, que tendrá una duración de tres años y que contará por el apoyo técnico del Fondo de Población de las Naciones Unidas, se propiciará la coordinación del CONNA, los Ministerio de Salud y Educación, INJUVE, ISDEMU, ISNA, Secretaría de Inclusión Social y diez alcaldías municipales; además se potenciará la participación de estudiantes, padres, madres, tutores y organizaciones basadas en la fe, a fin de que las niñas, niños y adolescentes estén informados para tomar decisiones responsables que protejan su salud y su vida.

La violencia sexual, las uniones tempranas, el embarazo en niñas y adolescente evidencian la desigualdad de género y la valoración social desigual de la mujer, en la que predomina el rol reproductivo sobre el derecho a decidir, el derecho a oportunidades educativas y profesionales, el derecho a vivir una vida libre de violencia, el derecho a la vida y en condiciones de igualdad.

 

7 de noviembre de 2018