Con el objetivo de establecer e implementar procedimientos interinstitucionales de actuación, eficaces y eficientes para la recepción, protección y atención de niñas, niños y adolescentes, este día las instituciones que integran la Mesa de Coordinación para la Protección y Atención a Niñez y Adolescencia Migrante, presentaron el Protocolo de Protección y Atención de Niñez y Adolescencia Migrante Salvadoreña.

Este documento es resultado de las coordinaciones realizadas y supervisadas por la Mesa de Coordinación, integrada por los Ministerios de Relaciones Exteriores, Salud, Dirección General de Migración y Extranjería, Procuraduría General de la República, Policía Nacional Civil, Consejo Nacional de la Niñez y de la Adolescencia, Instituto Salvadoreño para el Desarrollo Integral de la Niñez y la Adolescencia; y participaron en calidad de observadores la Organización Internacional para las Migraciones y el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados.

Foto 2

El Estado Salvadoreño reconoce a las niñas, niños y adolescentes migrantes, como titulares de derechos humanos que deben ser respetados y garantizados en cumplimiento a la normativa internacional y nacional vigente. El protocolo contiene estos principios y disposiciones.

Estas acciones son consecuencia de un proceso evolutivo que se ha generado a partir de la responsabilidad del gobierno del Presidente Salvador Sánchez Cerén, por solventar las necesidades y demandas de este sector, debido a los niveles de vulnerabilidad a los que la niñez y adolescencia puedan enfrentarse durante el tránsito, destino y retorno al país.

En ese sentido, El Salvador aborda la situación de la niñez y adolescencia en situación de migración irregular, acompañada, no acompañada y/o separada, desde un enfoque integral y de corresponsabilidad, privilegiando el interés superior en cada decisión que emitan las autoridades administrativas o judiciales.

Durante la presentación del Protocolo, los titulares de las instituciones que integran la Mesa de Coordinación, firmaron el documento, que servirá como instrumento garante del respeto a los derechos humanos para las y los Operadores de todas las instituciones que intervienen en las diferentes fases del proceso de protección y atención, con especial énfasis de los casos de vulnerabilidad de la niñez y adolescencia migrante salvadoreña.

Foto 1

El respeto a los derechos humanos de la persona migrante, independientemente de su condición migratoria, constituye una prioridad para el Estado salvadoreño, tomando como base lo establecido en el Artículo 1 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, Artículos 1 y 2 de la Constitución de la República y Artículo 1 de la LEPINA.

 

28 de abril, 2017